VENTAJA COMPETITIVA


La ventaja competitiva que desee tener una empresa debe desarrollar una estrategia corporativa (estrategia global), la cual va a encerrar a pequeñas estrategias o modelos administrativos que "amarren" e integren a cada área de la empresa para que conjuntamente alcancen la competitividad en el sector industrial y hagan frente a las fuerzas competitivas
¿Qué es la ventaja competitiva?
La ventaja competitiva es una ventaja que una compañía tiene respecto a otras compañías competidoras.
Para ser realmente efectiva, una ventaja competitiva debe ser:

  1. difícil de igualar
  2. única
  3. posible de mantener
  4. netamente superior a la competencia
  5. aplicable a variadas situaciones
Ejemplos de características de compañía que pueden constituir una ventaja competitiva:
  • orientación al cliente, valor de la vida del cliente
  • cualidad superior del producto
  • contratos de distribución de largo período
  • valor de marca acumulado y buena reputación de la compañía
  • técnicas de producción de bajo costo, liderazgo en costes
  • posesión de patentes y copyright
  • monopolio protegido por el gobierno
  • equipo profesional altamente cualificado
Se dice que la única ventaja competitiva de largo recorrido es que una empresa pueda estar alerta y sea tan ágil como para poder encontrar siempre una ventaja sin importar lo que pueda ocurrir.

De acuerdo con el modelo de la ventaja competitiva de Porter, la estrategia competitiva toma acciones ofensivas o defensivas para crear una posición defendible en una industria, con la finalidad de hacer frente, con éxito, a las fuerzas competitivas y generar un Retorno sobre la inversión Según Michael Porter, la base del desempeño sobre el promedio dentro de una industria es la ventaja competitiva sostenible.

2 tipos básicos de ventaja competitiva
1. Liderazgo por costos (bajo costo)
2.
Diferenciación
Ambos tipos de estrategia pueden ser acercados o estrechados más ampliamente, lo cual resulta en la tercera estrategia competitiva viable:
3.
Enfoque

ventaja competitiva tipo 1: Liderazgo por costos
· Lograr el Liderazgo por costo significa que una firma se establece como el productor de más bajo costo en su industria.
· Un líder de costos debe lograr paridad, o por lo menos proximidad, en bases a diferenciación, aun cuando confía en el liderazgo de costos para consolidar su ventaja competitiva.
· Si más de una compañía intenta alcanzar el Liderazgo por costos al mismo tiempo, este es generalmente desastroso.
· Logrado a menudo a través de economías a escala.


ventaja competitiva tipo 2: Diferenciación
· Lograr diferenciación significa que una firma intenta ser única en su industria en algunas dimensiones que son apreciadas extensamente por los compradores.
· Un diferenciador no puede ignorar su posición de costo. En todas las áreas que no afecten su diferenciación debe intentar disminuir costos; en el área de la diferenciación, los costos deben ser menores que la percepción de precio adicional que pagan los compradores por las características diferenciales.
· Las áreas de la diferenciación pueden ser: producto, distribución, ventas, comercialización, servicio, imagen, etc.
ventaja competitiva Tipo 3: Enfoque
· Lograr el enfoque significa que una firma fijó ser la mejor en un segmento o grupo de segmentos.
· 2 variantes: Enfoque por costos y Enfoque por diferenciación.

Las tres estrategias genéricas de Porter eran alternativas, maneras viables de enfrentar a las fuerzas competitivas. La empresa que fallara en desarrollar su estrategia en por lo menos una de éstas directrices, quedaba atrapada en el centro, como la empresa C de la figura, situada en una posición estratégica extremadamente pobre (una empresa con precio alto para productos percibidos como de baja calidad). Porter describía a éste tipo de empresa con fallas en su participación de mercado, en su inversión de capital y con limitada capacidad


A continuación mencionaremos un ejemplo de ventajas competitivas:

LA VENTAJA COMPETITIVA DE HONDA.
Experiencia en la tecnología de motores de gasolina.
A primera vista, cualquiera que vea la línea de productos de Honda, automóviles, motocicletas, podadoras de césped, generadores de energía, motores fuera de borda, trineos de motor, barredoras de nieve y cultivadoras para jardines podrían concluir que la empresa ha buscado una diversificación no relacionada. Pero en la base la obvia diversidad de sus productos hay algo en común: la tecnología de los motores de gasolina.
La estrategia de Honda implica la transferencia de la experiencia de la compañía en la tecnología de motores de gasolina a otros productos adicionales, la explotación de sus capacidades en la fabricación de bajo costo y alta calidad, el empleo en todos los productos de la marca registrada de Honda, muy conocida y respetada, la promoción de varios productos en el mismo promocional (uno de ellos cuestionaba a los consumidores en tono de broma : "¿Cómo puede guardar seis Honda en una cochera para dos automóviles? Y después mostraba una cochera en donde se veían un automóvil, una motocicleta, un trineo de motor, una podadora de césped, un generador de energía y un motor fuera de borda, todos marca Honda). La relación en las cadenas de valor de los productos Honda en su línea de negocios proporciona a la compañía una ventaja competitiva en forma de economías de enfoque, de oportunidades productivas para transferir su tecnología y sus capacidades de un negocio a otro y del empleo económico de una marca registrada común.
external image C:%5CDOCUME%7E1%5CAngelik%5CCONFIG%7E1%5CTemp%5Cmsohtmlclip1%5C01%5Cclip_image002.jpg





.


external image C:%5CDOCUME%7E1%5CAngelik%5CCONFIG%7E1%5CTemp%5Cmsohtmlclip1%5C01%5Cclip_image002.jpg


Aunque en ocasiones es difícil establecer cuáles son nuestras ventajas competitivas, lo cierto es que si éstas no se ven a simple vista, será necesario crearlas. Una ventaja competitiva no puede existir en si misma, por lo que la empresa debe poner gran empeño en descubrirlas, potenciarlas y ofrecerlas al mercado. Esto se puede lograr haciendo un análisis profundo de la competencia y sobretodo de la escala de valores de la propia empresa, y la percepción que nuestro mercado o nicho de mercado tiene para nosotros.
Como ya hemos mencionado una ventaja competitiva es una característica que diferencia a un producto, servicio o empresa de sus competidores, por lo que para que esta característica sea llamada ventaja, tiene que ser única, diferencial, estratégicamente valorada por el mercado y sobre todo comunicada.
Potenciar y difundir una ventaja competitiva, no es nada fácil. Para empezar se tiene que estar situado tanto en la realidad de la empresa como en la realidad del mercado, y tener en cuenta, qué es lo que se puede aportar de diferente de nuestro producto o servicio, así como ver la viabilidad de éste aporte, pero sobretodo, saber en qué parte de nuestra empresa estará ubicada, y potencializarlo.
Una ventaja competitiva no sólo es una característica tangible en un producto o perceptible en un servicio, sino que está también puede desarrollarse con un producto igual o similar al de la competencia, pero presentado de manera diferente, exaltando posiblemente sus canales de distribución o su precio.
Una marca también puede significar una ventaja competitiva con respecto a la competencia, pues es un valor que el mercado percibe y que crea confianza. Es por ello que en muchas ocasiones algunos productos o servicios nuevos, que no precisamente son tan innovadores o diferentes, al venir con el sello de una marca, ya tienen o se benefician de la ventaja competitiva en si mismos.
Existen dentro de las compañías, infinitos ejemplos de ventajas competitivas que son aplicables en algunos productos o servicios, como por ejemplo tener una patente, el valor de marca, tener canales de distribución exclusivos, tener procesos de producción de alta calidad, etc. Encontrar la Ventaja o ventajas Competitivas, es una tarea que la misma empresa tiene que ir descubriendo , ya que la existencia de mercados tan cambiantes, con innovaciones frecuentes, hace que las empresas deban trabajar cada día en la creación de esas ventajas competitivas, en mantenerlas, en explotarlas, y en ir buscando con más énfasis esas características que nos hacen diferentes del resto de la competencia, y sobretodo, en luchar por que esas características sean percibidas y valoradas por nuestro mercado actual y potencial, manteniéndolas el mayor tiempo posible en las mentes de los clientes o consumidores.